viernes, 7 de enero de 2011

YO SOY YO, LA ACEPTACIÓN DE SER UNO MISMO


En metafísica, en cursos de milagros y en otras corrientes de ideas, se hace incapie en el reconocimiento de nuestro ser, en el trabajo que implica volver a reconocernos a nosotros mismos, hacer la búsqueda en el primer lugar que debemos explorar para conocer lo que somos, para reconocernos como alguien valioso y a partir de eso, aceptarnos como la mejor persona que podemos ser: nuestro interior. Solo ahí podemos encontrar lo que realmente somos, lo que sentimos, lo que realmente queremos. Esto se resume en una frase sencilla "yo soy yo".

En su declaración de autoestima, Virginia Satir dice: "Yo soy yo. En todo el mundo no existe nadie exactamente igual a mi." Este un concepto que necesitamos entender, somos únicos en el mundo, ni siquiera los gemélos identicos, viviendo en el mismo ambiente, son realmente iguales como seres humanos. La declaración de autoestima termina con las siguientes palabras: "Puedo ver, oir, sentir, decir, y hacer. tengo los medios para sobrevivir, para acercarme a los demás, para ser productiva y para lograr darle sentido y orden al mundo de personas y cosas que me rodean. Me pertenezco y así puedo estructurame. Yo soy yo y estoy bien."

Jorge Bucay dice que nacemos seres humanos, conforme nos desarrollamos y vamos aprendiendo a diferenciarnos de los demas, nos convertimos en individuos, reconocemos nuestra personalidad, nuestro entorno; finalmente, conforme maduramos fisica, intelectual y emocionalmente, nos convertimos en personas.

Yo creo que durante todas y cada una de las experiencias que nos tocan vivir, aprendemos y vamos cambiando poco a poco a lo largo del proceso. Esto nos hace aún mas diferentes, por eso, es absurdo compararnos con otras personas. Podemos tomar a otras personas como referencia, como ejemplo quiza, pero jamaz debemos compararnos con ninguna de ellas. No hay punto de comparación. Hace tiempo escribi este poema, sobre el concepto de "yo soy yo", espero que les guste.


"Yo soy yo
soy mis manos
acariciadas por tu piel
soy mi boca que no sabe
si besa o es besada por la tuya

Soy mis pies que siguen tus pasos
lo mismo en la luz que en la oscuridad
soy mis ojos que te besan con miradas
que se llenan de tu imagen cuando pueden

Soy mis oídos, que se beben tus palabras
soy mis ojos y el que está detrás de mis miradas
que alimentan mi alma con el alma de tus ojos

Soy y no soy la memoria que te guarda
soy esta mente que entre sueños te rescata
soy este cuerpo que no soy
porque al fin y al cabo
soy el ánima, el espíritu, la energía
la imagen y semejanza
que navega en este cuerpo

Soy esta mente que te reconoce
el que camina los pasos de este cuerpo
el que te siente a través de esta piel prestada
por una vida, solo una vida.

Esta vida que es mi tiempo presente
y que coincide con el tuyo
aquí y ahora, para hacerse nuestro.

Soy el que manda recordarte
el que te elige porque he sido tu elegido
soy para el mundo
soy para ti, pero sobre todo
soy para mí mismo.

Ese es el principio
que no es soledad ni abandono
contigo o sin ti, pero siempre mejor contigo

Por el tiempo presente
sin saber, pero también
sin querer saber
si nuestro tiempo, si el tiempo nuestro
es corto o largo, solo importa
que siga siendo nuestro".

Lo fundamental es aceptarnos como la mejor persona que podemos ser en este momento, darnos cuenta de que este cuerpo que nos ha sido prestado, está a nuestro servicio y que si lo cuidamos y alimentamos adecuadamente, nos servirá toda nuestra vida. Que esta mente trabaja para mantenernos vivos, pero que solo tiene las herramientas que nosotros mismos le hemos dado. Si cambiamos los conceptos, la actitud, la forma de crear pensamientos, nuestra forma de ver la vida, estaremos dándole a nuestra mente, mejores herramientas y las bases necesarias que nos ayude a ver todo lo bueno que tiene la vida para nosotros.

Para ti, tú eres la persona más importante del mundo.

Hoy, es el mejor día de tu vida. ¡Conviertelo en un gran día!