lunes, 12 de octubre de 2009

La búsqueda.

“Para encontrar, tienes que buscar” (Andrew Matthews)

Para encontrar tienes que buscar, es cierto. Aunque puede ser que sin querer te encuentres con algo que no estabas buscando. En este aspecto, también es importante saber o al menos tener una idea de lo que quieres buscar.

Podrías encontrarte con un gran tesoro, pero si no te das cuenta, seguramente terminarás botándolo o abandonándolo donde lo encontraste.

Habrá otras ocasiones en que encuentres algo valioso y estés lo suficientemente atento para reconocerlo y aprovecharlo. Como en el cuento de Aladino. Podría haber abandonado la lámpara, o podría haberla vendido por una simple moneda y todo hubiera sido diferente.

A eso le llaman casualidad y es una de las situaciones menos probables. Si te quedas quieto, esperando a que las cosas se acomoden a tu gusto e interés, terminarás muerto, sin haber logrado aprender nada. Por eso es importante la búsqueda, porque la vida nos fue dada para vivirla, para experimentar las emociones, para disfrutarla, para aprender de ella.

Si en algún momento sientes que no encuentras la dirección de tu vida, es importante detenerte un momento, para analizar lo que es importante para ti. No lo que otros dicen que es importante, sino lo que es importante para ti.

Muchas veces a lo largo de nuestra vida, enfrentamos situaciones difíciles. Quizá alguna decisión que tomamos en esos momentos, no fue la adecuada. Siempre es saludable detenerse un momento de vez en cuando, hacer a un lado los problemas del momento y evaluar si lo que estamos viviendo es realmente lo que queremos.

Si crees que te perdiste en el camino, recuerda que mientras estás vivo, puedes cambiar, puedes modificar tus objetivos de vida, tu plan de vida. Y el mejor momento para hacerlo, ¡es el presente! No importa lo que haya pasado antes, eso se queda en el pasado y hoy es el primer día del resto de tu vida.

Si querías subir una montaña y piensas que ya no vas a llegar a la cima porque no tienes tiempo suficiente, o los recursos, o lo que sea, considera esto: Si te quedas en el mismo lugar y no haces nada, seguramente no va ha pasar nada malo, pero te vas a sentir igual que los últimos dos años.

Si empiezas a buscar tu sueño, a caminar hacia la cima de la montaña y disfrutas el trayecto, el aprendizaje, la experiencia de vida, ¡al final no será tan importante si llegaste o no a la cima! ¡Habrás ganado una riqueza personal invaluable y te sentirás feliz y satisfecho porque hiciste tu mejor esfuerzo!

Nadie vive dos veces y nadie puede recuperar el tiempo que pierde esperando que las circunstancias cambien para acomodarse a lo que nosotros desearíamos. El cambio depende de ti, si tu cambias, todo lo demás empieza a cambiar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buen día
Leí algunos de sus textos y me parecieron muy interesantes.
Conocí su blog a través del de Enrique Chávez ramari.blogspot.com
Yo soy Luz Valenzuela y coordino una página cultural en el periódico Imagen de Veracruz y me gustaría que usted fuera colaboradorm el señor Chávez Maranto también es colaborador de la página. Le dejo mi correo y espero nos podamos poner en contacto
luz10_bs@hotmail.com
Saludos

Edith dijo...

Gracias siempre por tus articulos,siempre te leo, y encuentro mucha inspiracion en mi vida, GRACIAS DE CORAZON!